La historia de los refranes: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”

Según el Evangelio de San Mateo, la frase brotó de boca de Jesús cuando maldijo a los pueblos Corazín, Betsaida y Cafarnaún, porque “viendo que Dios camina con ustedes, no desean la conversión y la vida por Él y dicen no verlo. Son malditos porque viendo no quieren ver”… Difícil contradecirlo.

Generated by Feedzy