Ponce, sobre el ascenso de Unión: “No tomamos dimensión lo que logramos”

Ponce, sobre el ascenso de Unión: “No tomamos dimensión lo que logramos”

Juan Francisco Ponce llevó desde su juventud a Unión a lo más alto del básquet argentino. “Fuimos privilegiados de ver el crecimiento del club”, soslayó.

 

Juan Francisco Ponce apenas gateaba cuando Unión perdía la categoría en 1987. Nació el 20 de marzo de ese año y un problema de salud le hizo tomar la determinación de dejar de jugar al básquet muy temprano.

Siempre activo y nacido en una cuna inagotable de grandes jugadores y entrenadores como es Banco Provincial, llegó a Unión en enero de 2014, para sustituir como asistente de Juan Siemienczuk a Pancho Blanc, quien iniciaba su camino en la dirección técnica de Sanjustino.

Desde ese estreno ante Echagüe, Ponce fue abriendo un camino de enseñanzas y experiencias, mientras a la par estaba full time con el proyecto formativo. Su primer interinato se produjo en enero de 2018, cuando Daniel Beltramo dejó el club.

Luego acompañó en el segundo proceso a Juan Siemienczuk hasta que los dirigentes le confiaron el equipo profesional en la trunca temporada 2019/20. Al momento de pararse la Liga Argentina por la pandemia, el DT tenía al Tate en el pelotón de vanguardia.

Lo que empezó como un sueño en noviembre de 2020, terminó en la gloria eterna el 6 de agosto de 2021 en el mítico Héctor Etchart.

“Estos dirigentes nos dieron el apoyo para plasmar una idea inicial en un programa de trabajo que viene desde hace años. En sus inicios con Marcelo Stessens ponerlo a Unión en el mejor lugar, Juan Siemienczuk puso la semilla, nosotros empezamos a regar y trabajar, lo de Daniel Beltramo fue importante. Hay mucho trabajo previo, por suerte pudimos coronar y respaldar con el resultado lo que se viene haciendo”.

El joven orientador, hijo de Silvina Frana, actual Ministra de Insfraestructura, Servicios Públicos Hábitat de Santa Fe, no tomó todavía dimensión de lo que pudo gestar con sus jugadores. “Todavía no nos cayó la ficha del ascenso. Nos juntamos con el cuerpo técnico y dirigentes, no tomamos dimensión de lo que logramos. Era nuestro deseo máximo, queríamos llegar a playoffs y superar mínimamente una instancia. En Salta ganamos tres partidos y los playoffs en Córdoba nos pusieron en una situación expectante. Ese deseo enfocó el trabajo y la ansiedad para ir por todo”.

En el partido que le entregó el campeonato y regreso a la Liga Nacional cumplió su partido 101 como entrenador principal, solamente con Miguel Isola (1983) como único jugador nacido antes de aquel tiempo donde los santafesinos dejaron la categoría.

“Tengo 34 años, Unión se iba al descenso cuando apenas había nacido. Ahora se vendrán nuevos desafíos, pero fuimos privilegiados en ver el crecimiento del club. Ahora hay que seguir respaldando todo con resultados”, expresó un DT que quedó en la historia grande de la institución rojiblanca.

Fotos: Liga Nacional

Fuente: Marca Personal Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *