Sevilla, con gol de Lucas Ocampos, perdió ante Lille

Sevilla, con gol de Lucas Ocampos, perdió ante Lille

El equipo andalúz perdió frente al equipo galo por 2-1, con un tanto del delantero argentino, en un duelo por la cuarta fecha del Grupo G del torneo continental. Jonathan David y Jonathan Ikone marcaron en la visita.

El Sevilla se complicó seriamente este martes en la carrera por clasificarse a los octavos de la Liga de Campeones tras caer en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante el Lille francés por 2-1, en la cuarta jornada del grupo G de la competición continental.

El Sevilla empezó con buen pie gracias al tempranero gol del argentino Lucas Ocampos (minuto 15), pero el Lille se recuperó al imprimir más intensidad con los tantos del canadiense Jonathan David (43 de penal) y de Jonathan Ikoné (51).

Con esta derrota, el Sevilla queda colista del grupo con tres puntos, tras tres empates y una derrota, después de haber sido superado en la tabla de clasificación por el Wolfsburgo alemán (3º, 5 puntos), que horas antes, se había impuesto al líder, el Salzburgo austríaco, que cuenta con 7 puntos. El Lille es segundo, con 5 puntos.

El Sevilla está presionado ahora para ganar ahora al Wolfsburgo en la siguiente jornada de Champions, en la que el Lille recibirá al Salzburgo, que tendrá otra oportunidad para clasificarse matemáticamente a las rondas de eliminación directa.

“El balance es negativo. Hemos perdido tres puntos y nos hemos complicado el camino hacia la clasificación. No es imposible, pero será complicada”, admitió el técnico del Sevilla, Julen Lopetegui.

El buen planteamiento de los visitantes franceses anuló este martes a un impotente Sevilla, que está haciendo una buena temporada en la Liga española, donde es tercero a un punto del líder Real Sociedad, pero que no consigue sentirse cómodo en esta Liga de Campeones.

En el primer cuarto de partido, el Sevilla presionó una jugada que forzó el error defensivo del Lille que consiguió que Jesús Navas asistiera a Rafa Mir, quien disparó desde el centro del área pero una buena mano del guardameta croata Ivo Grbic frenó, lo que no pudo evitar después, el tanto de Ocampos tras su rechace.

El Lille pidió un penalti tras una caída del estadounidense nacionalizado canadiense Jonathan David dentro del área, pero el jugador claramente se tira al suelo, decisión que el VAR revisó.

Pero un clamoroso golpe con la mano del danés Thomas Delaney a Jonathan Bamba propició que el colegiado pitara la pena máxima a favor del Lille, que ratificó el propio árbitro tras ver la repetición en el monitor.

David no perdonó, pese a que el guardameta marroquí Bono intuyó la dirección del balón.

Pero, antes de llegar a la pausa, el Sevilla se llevó un susto que vaticinaba el discurrir del resto del partido. Tras una equivocación en el despeje de la zaga sevillista, Jonathan Ikoné se plantó solo ante Bono, quien evitó que los franceses se pusieran delante tras cortar el balón con el pecho.

– Sin aprietos –

Tras la reanudación, los pupilos de Lopetegui se adormecieron, mientras que el Lille entró al terreno de juego en tromba. Primero, con un disparo del estadounidense Timothy Weah, que se marchó por el poste derecho y, luego, con el tanto de Ikone, que aprovechó la pasividad de la inoperante defensa local en el minuto 53 de juego.

Ikoné, muy atento, aprovechó un rechace después de que el esférico fuera escupido por el palo para dar la vuelta al encuentro.

El dominio del Lille provocó que Lopetegui se decantara por realizar un triple cambio: Entraron el argentino Erik Lamela, el marroquí Youssef En-Nesyri y Joan Jordán por Suso, Rafa Mir y Delaney.

En una jugada polémica en el 60 en la que parece que En-Nesyri cae al suelo tras un derribo, el árbitro enseñó la amarilla al jugador sevillista por simular la caída, pero también a Lopetegui por protestar de manera airada.

El Sevilla insistió con internadas por las dos bandas, que llegaron a crear cierto peligro, pero no puso en aprietos al cancerbero croata del Lille. Pero, al menos, metió miedo al técnico francés, Jocelyn Gourvennec, que empezó a hacer cambios.

El Sevilla continuó sin asediar a un conjunto galo que supo leer el juego de su rival y, al final, desesperó al equipo español.

 

Fuente: Infobae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *